SEMBLANZA DEL EGD JULIO LASAGNA RUZ

En nombre de Rotary Club Quilpué, club próximo a cumplir 85 años de existencia, me ha tocado la difícil tarea y el honor de despedir a nuestro socio, amigo y EGD en el periodo 2003-2004    Julio Lasagna Ruz.   Julito para todos los que lo conocimos.

Siempre es difícil despedir a un amigo sobre todo a uno que  hizo de su vida una vocación de servicio bajo el ideal de Rotary “Dar de sí antes que pensar en si”

¿En qué momento de la vida un joven rancaguino nacido el 15 de noviembre de 1942 hace ya 79 años hijo de Manuel Lasagna Madrid y Blanca Ruz Calvo decide cambiar su vida? 

Un joven que realizó sus primeros estudios en el instituto O”Higgins y en el Colegio Marista de Rancagua.

Y que posteriormente se casó con Carmen Arias Gallardo (Carmencita) de cuya unión nacieron 3 hijos. Julio César, Mauricio Daniel y Carmen Paola.

 Un profesional que ingresó al Banco de Chile 1960 y que posteriormente en el año 1974 se trasladó a Chuquicamata para que en el año 1977 ingresará a Codelco.

El año 1980 se reincorporó al Banco de Chile y en 1994 se trasladó a Antofagasta.

Como rotario ingresó a Rotary Club Chuquicamata siendo su presidente en el período 1990-1991.

En 1997 ingresó a Rotary Club Quilpué, siendo su presidente en el período 1999-2000. Cumpliendo a la fecha 25 años de acción en nuestro club.

Fue gobernador del Distrito 4320 en el período 2003-2004 bajo el lema de Rotary International “Una mano solidaria”,   socio Paul Harris desde el 23 de junio del 2003 y socio de este club a la fecha.

Debo decir que nuestro querido socio y amigo Julio Lasagna tiene un perfil impresionante en lo valórico, un caballero y un líder indiscutible, una persona que nunca discutió con nadie y que nunca utilizó su trayectoria y méritos para imponer una idea o para definir un dialogo.

Siempre utilizó sus conocimientos y sabiduría para dirigir las energías al engrandecimiento de su club, de sus miembros y de la acción rotaria tanto en el club como fuera de él.

 Su generosidad en cualquier campaña que emprendiera Rotary o el club era inmediata y comprometida. Tanto en las pequeñas cosas como en las grandes.   Como por ejemplo “la gran batalla que sigue dando Rotary en la extinción de la polio”

 Siempre estaba preocupado en forma pro–activa y positiva en la colaboración y el compromiso del club para con La Fundación Rotaria. Instancia vital para obtener y aportar recurso para la acción de Rotary.

Me parece súper importante el ejemplo y la calidad humana de Julio, pero por sobre todo quiero valorar esa decisión de ser un hombre de acción, esa decisión de comprometerse con un estilo de vida, con un estilo de vida para ir en ayuda de su comunidad, un estilo de vida que se basa en la camaradería, el respeto y el cultivo de nobles valores, en el trato con sus compañeros y sobre todo con los mas débiles y necesitados.

El compromiso, que asume todo rotario es importante, le da a su vida una orientación, lo vincula a lo mejor de la sociedad. Pero también es una decisión dura y difícil, ya que los compromisos que generan sus acciones generan más responsabilidades, y por lo tanto más tiempo y esfuerzo   para que decir aquellos que les toca asumir responsabilidades mayores, presidente de club, asistente, encargado de área de acción.   ¿Por qué digo esto?, porque la responsabilidad de ser gobernador exige aún mayores desafíos “recorrer el distrito de Arica a Valparaíso” no es fácil, es una tarea de mucho sacrificio y esfuerzo pero nuestro amigo Julio y Carmencita la desempeñaron con éxito.

Quiero también interpretar la voz y el agradecimiento de todas aquellas personas que son o han sido beneficiados con la acción de Rotary todas aquellas personas anónimas que sin duda están agradecidas con Julito, porque su estimulo, su perseverancia y su trabajo lograron hacer realidad proyectos y  colaboraciones que tuvieron y tienen una relevancia importante en sus  vidas

Pero para lograr tener la virtud y la sabiduría de poder encontrar el vínculo exacto entre la entrega a la comunidad y la propia familia, se necesita, mucho valor, mucha capacidad de comunicación y mucho amor a su institución y a su familia. 

Es por eso que un rotario hace un recorrido de crecimiento, y este crecimiento se fundamenta en sus compañeros, en los ejemplos que ve, en el o los mentores que puede encontrar en su camino para enfrentar esta aventura de vida.

Es por esto que quiero dar las gracias a Carmencita, a sus hijos Julio Cesar, Mauricio Daniel y Carmen Paola por su generosidad de compartir con nosotros a Julito, porque solo una familia forjada sobre pilares sólidos puede resistir tan dura prueba.

A si mismo quiero dar las gracias a la familia rotaria del Distrito 4320 que desde nuestro Gobernador Ricardo Vera y los ex gobernadores, Sergio Garay, Sonia Garay y Carlos Tapia y los presidentes de los más diversos clubes rotarios de nuestro Distrito han hecho llegar sus más sinceras muestra de afecto, dolor y reconocimiento a nuestro club y familia por la partida de Julito y también a nuestro club hermano “Rodeo del Medio” de Argentina  

Finalmente como un símbolo y homenaje a Julio y su familia, queremos hacer entrega a Carmencita la bandera rotaria, que ha cubierto su féretro en esta ceremonia, bandera que durante la Convención del período en que Julio fue gobernador, 2003-2004 bajo el lema “Una mano solidaria” ondeó en los mástiles del Puente Libertad en Viña del Mar. 

Esta entrega la realizará a nombre del club quien fuera secretario de su gobernación nuestro socio Santiago Amador y nuestro socio Patricio González

Estimado Julio no es un adiós porque sin duda nos encontraremos todos en una nueva aventura, “Tendiendo una mano solidaria”, “Sirviendo para cambiar vidas” y sin duda alguna   “Imaginando a Rotary.”